La Capilla de la Bolsa


U

 

bicada en pleno centro histórico de Madrid, en el barrio de Las Letras junto a la Plaza Mayor, La Capilla de la Bolsa nació con la idea de ofrecer un espacio de calidad con un gran atractivo para los sentidos.

El edificio en el que se encuentra el restaurante fue en la Edad Media la ermita de Santa Cruz que, según cuenta la historia, se relaciona con la mística orden de los templarios. Años después, el Archivo de la Villa identifica también este edificio como lugar de reuniones de la primera logia masónica en España. A partir del siglo XVIII una densa niebla de misterios envuelve el edificio de la Capilla de la Bolsa. Algunas de las familias propietarias aparecen como anónimas y se escribe que tuvo diferentes usos privados y laicos, siendo definitivamente ubicación de la primera Bolsa de Madrid.

La arquitectura del espacio, en especial la bóveda barroca y columnas originales se ha respetado, de forma que el cliente puede de alguna forma disfrutar de cientos de años de Historia del Arte. El restaurante está compuesto por varias salas, de diferentes estilos, orientadas a los distintos gustos del comensal pero destacando siempre en todas ellas su exquisito trato al mismo además de su gastronomía.

La oferta culinaria de La Capilla de la Bolsa fusiona la cocina mediterránea tradicional con la cocina contemporánea, marcándose como prioridad la calidad de la materia prima y como objetivo no ocultar los verdaderos sabores. Destacamos el Tartar de anchoas, Carpaccio de atún rojo, la apreciada ensalada de Bogavante, sus arroces, en pescados, la Merluza con jugo de gamba roja al azafrán y cigalas, Besugo a la antigua forma de Madrid, Rodaballo al carbón y un largo etcétera.

 

La Capilla de la Bolsa
C/ Bolsa, 12
28012 - Madrid
91 521 86 23



Web

http://www.lacapilladelabolsa.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.