E

xcelencia, innovación y vanguardia. Entre otros muchos, estos tres términos podrían definir el estilo de Akelarre, pero un solo espíritu lo guía desde sus inicios: el de superación. El inconformismo perpetuo y el afán de perfeccionamiento son riendas difíciles de tomar, pero las únicas concebibles en el quehacer diario del restaurante, que pronto verá ampliadas sus instalaciones. Se trata de un antiguo sueño y aspiración de Pedro Subijana.

A raíz de un acuerdo con la familia Nozaleda, desde hace algún tiempo, Pedro Subijana asesora la gastronomía de Panticosa Resort en el Pirineo Aragonés. La buena sintonía entre las partes hizo posible llevar a la realidad un proyecto que ha transformado una antigua discoteca en Las habitaciones de Akelarre: un pequeño hotel de lujo con 21 selectas habitaciones, todas con vistas al mar, un spa y una serie de servicios complementarios que lo convierten en un privilegio para los sentidos. También cuenta con una biblioteca, una sala de arte y un bar con terraza. La construcción, a pesar de la complejidad de tener que convivir con un restaurante tres estrellas Michelín, avanza a muy buen ritmo y en los plazos previstos. Mientras tanto, el restaurante funciona manteniendo las mismas bases que le han llevado a la élite de la restauración mundial. 

Akelarre, localizado en un paisaje de ensueño, el monte Igeldo de San Sebastián, con impresionantes vistas panorámicas al Cantábrico, mantiene su original estructura octogonal, cuatro de cuyos lados son ventanales desde el techo al suelo. Hay varios niveles de modo que se crean ambientes recogidos en distintos puntos y en varios comedores privados. El comedor, en una línea de decoración moderna, un hilo de continuidad con el espectáculo del mar de fondo.

En el restaurante Akelarre el equipo crea, investiga. El disfrute de la gastronomía al más alto nivel y cada una de las sensaciones que el comensal percibirá, son gracias al cariño, dedicación y profesionalidad de todas y cada unas de las personas que forman esta gran casa. Un grupo que siempre está evolucionando gracias a la investigación. Es el caso de Félix Echave, Jefe de cocina junto a Pedro desde sus inicios, Borja García Argüelles, en I+D, Carlos Muro y Ciro Carros, como Sumiller, y Eli Munguia y Itsasne Markaide, dirigiendo la sala. Por no hablar de la labor callada e imprescindible de Ada, la mujer de Pedro, en la administración, Natalia, en organización y reservas y Oihana Subijana, en tareas de gestión y comunicación.

En cocina, se busca y defiende lo natural, lo auténtico y, muchas veces, lo autóctono. Sobresalientes materias primas que puedan brillar en fórmulas impactantes, de depuradísima técnica, que se ven plasmadas en los diversos menús degustación que, en un juego de disfrute, se pone en liza. La mejor manera de expresar la complejidad de la cocina. Ningún detalle es fruto del azar en Akelarre, la labor meditada y constante se hace sentir. La completísima bodega, con toda clase de referencias, tanto españolas como extranjeras, así como la extensa lista de licores y aguardientes y el surtido de cafés e infusiones, tienen su reflejo en rupturistas y sugerentes cartas. La colaboración con expertos de diferentes áreas y campos resulta fundamental. En este proceso de conocimiento mutuo y continúo, el restaurante está ahondando también en la asociación con el mundo del diseño industrial. 

Estos ingredientes hacen posible que Akelarre posea la máxima distinción de la prestigiosa guía francesa: tres estrellas Michelin.

Akelarre 
Pº Padre Orcolaga, 56 (Igueldo) 
20008  San Sebastián 

943 31 12 09 



Web

http://www.akelarre.net/es

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.