E

 

l restaurante Atrio abre sus puertas el 25 de diciembre de 1986. Se encuentra situado en el centro de la localidad española de Cáceres (Extremadura), una ciudad entrañable y accesible, conocida mundialmente por su casco antiguo nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Atrio es, ante todo, un lugar de encuentros imprevisibles. Es el resultado del proyecto en común de dos amigos la infancia, José Polo Toño Pérez. Y es la coincidencia en la búsqueda de las concidicones óptimas para disfrutar de los atractivos que ofrecen las relaciones entre un espacio urbano histórico y los ámbitos privados del hotel. Además, es la feliz armonía con otros dos hacedores de sueños: los arquitectos Emilio Tuñón Álvarez y Luis Moreno Mansilla.

La experiencia en el mundo de la hostelería de los dos amigos comienza años antes, cuando los dos trabajan en el obrador de pastelería del padre de Toño. Poco a poco, Atrio empieza a ocupar un lugar importante en la restauración a nivel regional, con Toño al mando de la cocina y José como responsable de sala. Ante su creciente popularidad, el chef decide ampliar su formación visitando las mejores cocinas de Europa.

Su capacidad autodidacta le permite ofrecer lo mejor de la cocina internacional y de la gastronomía típicamente española y regional, siempre con los ingredientes de mayor calidad. Entre sus platos estrella se encuentran la lubina salvaje con jugo cremoso de setas y trufa de verano, el carréde cordero merino, con crema ligera de chalotas y estragón, las criadillas de tierra con pasta, hongos y trufa negra y la Torta del Casar con membrillo y aceite especiada.

Además de su exquisita cocina, Atrio debe su éxito a la creación de una de las mejores bodegas del mundo. Conmovedora y suntuosa en su contemplación espacial, la bodega de Atrio lo es todavía más desde el punto de vista vinícola.  Lo que comenzara como una modesta lista de 20 o 30 marcas se ha convertido, gracias al afán coleccionista de sus responsables, en una cuidada selección de vinos que contiene 2.500 referencias y más de 25.000 botellas de 20 países distintos. Entre ellas se encuentra un Chateau D’Yquem de 1806, valorado en 110.000 euros. La carta de vinos de Atrio empieza siendo una pieza artesanal de caligrafía clásica y dibujos realizados por el propio Toño. Con los años se convierte en un objeto de culto tanto para aficionados como expertos en vino. La publicación estadounidense Wine Spectator ha reconocido su valor otorgándole, durante dos años consecutivos, el Grand Awarda la mejor Carta de Vinos del mundo, que no posee ningún otro restaurante español. Esta obra presenta un especial cuidado por el diseño y está realizada en papel de máxima calidad y con encuadernación de lujo.  

La decoración de la sala del restaurante se caracteriza por su elegancia y un toque justo de sobriedad. En las paredes de color rojo se observan obras de arte de corte clásico que crean un ambiente intimista y acogedor. Las vajillas de Cartier, las porcelanas y las finas cristalerías son algunos de los elementos clave de sus mesas. 

Atrio ha obtenido tres soles, el máximo de puntuación, en la guía CAMPSA 2006, dos estrellas Michelín y un 9,5 en Gourmetour.  

Actualmente, Atrio es uno de los principales representantes de la cocina española y un referente gastronómico a nivel mundial. A finales del 2010 Toño y José cumplen uno de sus grandes sueños y abren un hotel en Cáceres, y trasladan el restaurante principal al mismo, aunque mantienen abierto el situado en Avenida de España 30 con un tipo de comida más informal.

 

Restaurante Hotel Atrio
Plaza de San Mateo, 1 (en el centro de la zona monumental de Cáceres).
10003 - Cáceres (Extremadura)
927 242 928


Web

http://www.restauranteatrio.com/

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.