Ferran Adrià

Restaurante: El Bulli


Ferran Adrià

Todas las recetas de Ferran Adrià

L'HOSPITALET DE LLOBEGRAT (BARCELONA)-14 de mayo de 1962

G


astrónomo español aclamado como el mejor cocinero del mundo con una brillante trayectoria, en la que tuvo una gran importancia el apoyo recibido por su familia, que le transmitió el respeto y el amor por la cocina. 

 En 1980 deja los estudios sin un motivo concreto y encuentra trabajo como fregaplatos en el pequeño Hotel Playafels de Castelldefels. El chef del restaurante del Hotel, Miquel Moy, lo inicia en la cocina clásica, adoptando como libro de cabecera El Práctico, equivalente español del manual de Escoffier.

En 1981 deja el Hotel Playafels y va a Ibiza, donde entra a trabajar en el Club Cala Leña en Es Canà, donde trabaja durante 4 meses, hasta el 7 de agosto. Tras regresar a Barcelona, desempeña distintos cometidos en varios establecimientos de restauración, como El Suquet o en un bar de tapas de Pau Claris. Durante el mes de diciembre trabaja en Castell Arnau y más tarde entra en el Restaurante Martinica, hasta mayo de 1982, que ingresa en el prestigioso restaurante Finisterre, en el que permanecerá hasta partir hacia el Servicio Militar en julio de 1982. Cumple el Servicio Militar en la Armada, en Cartagena, y forma parte del equipo de cocina del Capitán General que le sirvió de una gran experiencia.

En agosto de 1983 tiene la posibilidad de realizar un stage en el Bulli, donde conoce a quien por aquel entonces era director de sala, Juli Soler. Al poco tiempo le ofrece el puesto de jefe de partida, para cuando termine el Servicio Militar al año siguiente. 

Desde enero de 1984 hasta marzo trabaja en el Restaurante San Marcos de Sevilla. En abril entra en el Bulli como jefe de partida estando, desde ese momento, su carrera unida a este restaurante. En octubre, Ferran Christian Lutaud pasaron a ser jefes de cocina. Los días de fiesta, los dos chefs realizaban visitas a otros restaurantes, como el Lucien Vanel -en Toulouse- o un viaje posterior con el doctor Schilling, cuando pudieron visitar grandes restaurantes de alta cocina francesa. Del 22 de febrero al 5 de marzo de 1985 realiza un stage en el restaurante Blanc de Vonnas, Francia. Es en este mismo mes cuando se incorpora Albert Adrià a la repostería de elBulli. En octubre de 1986 Ferran pasa a ser el único jefe de cocina en el Bulli.

En enero de 1987 Christian Lutaud dejaba el Bulli, lo que hizo que Adrià comenzara a tomar las decisiones en solitaro de la cocina y le diese su propio estilo con plena libertad. Es por ello por lo que  empieza a buscar el camino hacia una cocina propia. Desde ese momento su vida ha estado vinculada incondicionalmente al progresivo y unánime reconocimiento que elBulli ha ido ganándose con el tiempo. De forma paralela, el restaurante se ha convertido en un puntal muy importante en la gastronomía mundial mientras el propio Ferran Adrià ha sido reconocido como uno de los grandes cocineros del mundo.

 "Creo que, para hacer un país moderno, hace falta una cocina de    investigación, pero también cuidar que no se pierda la cocina    tradicional, que forma parte de nuestra historia y cultura."  Entrevista revista Mètode

En 1990 el Bulli recupera la segunda Estrella Michelin, perdida cinco años antes. Ferran se interesa a partir de entonces por la guía Gault-Millau, secundadores de la nouvelle cuisine. Gracias a ella, conoce a Michel Bras y Pierre Gagnaire, los cocineros más vanguardistas del momento y decide ir a conocer su cocina. De Gagnaire aprende que 'todo es posible' y con Bras descubre la sensibilidad y el respeto por el gusto de cada producto. 

Ferran Adrià es considerado un artista de la cocina y el artífice de la revolucion de la cocina del siglo XXI, en la que ha introducido técnicas propias, como la deconstrucción, descontextualizando este concepto del mundo del arte, las espumas, la esferificación, así como el empleo de nitrógeno líquido. Este creador catalán de sabores y texturas ha inventado, además, nuevos conceptos de restauración que están abriendo nuevos caminos en el mundo de la gastronomía. No es de extrañar, pues, todos los premios, galardones y distinciones que ha recibido y de los cuales detallamos a continuación unas pinceladas.

 

DISTINCIONES MÁS DESTACADAS:

2015: Galardonado por la Orden del Sol Naciente, con Rayos Dorados y Roseta.   

2011: Tiene lugar el último servicio de elBullirestaurante. 

2010: En la cumbre gastronómica Madrid Fusión, Ferran anuncia que su restaurante permanecería cerrado al público durante dos años. Durante ese tiempo, permanece abierto como taller de investigación, época en la que trabajará con su equipo en dos centros creativos: elBullitaller y el propio Bulli. 

2009: Por quinta vez y por cuarto año consecutivo, la revista The Restaurant Magazine, compuesta por un jurado de más de 500 profesionales, otorga a elBulli el premio al mejor restaurante del mundo.

Además, se le hace entrega, durante cuatro años consecutivos, del premio S. Pellegrino, algo que ningún otro establecimiento ha logrado hasta ahora.

2008: Premio S. Pellegrino durante cuatro años consecutivos a elBulli. 

Adrià recibe un Doctorado Honoris Causa en Aberdeen, a propuesta del profesor del Centro de Pensamiento Moderno Christopher Fynsk, quien le compara con Picasso y Miró, señalando que se trataba de "un pensador destinado a renovar la conexión entre la alimentación intelectual y la alimentación sensorial".   

2007: El 16 de junio se inaugura la muestra de arte Documenta12, a la que se invitó a Ferran Adrià. La intervención consiste en convertir elBullirestaurante -en cala Montjoi- en el pabellón G de Documenta, lo que constituye una respuesta a la contextualización del mundo de la cocina de vanguardia en el mundo del arte.

En el mes de diciembre, la facultad de Química de la Universidad de Barcelona otorga a Ferran el título de doctor Honoris Causa. Un acto solemne y emocionante con una significación importante: el reconocimiento hacia la alta gastronomía por parte del mundo universitario.

2006: Con motivo del Certamen Madrid Fusión, 60 periodistas de todo el mundo, establecen una lista de Los Diez Cocineros más Influyentes de los últimos diez años, y eligen a Ferran Adrià en primer lugar. 

2005: Se crea la Cátedra Ferran Adrià de Cultura Gastronómica y Ciencias de la Alimentación en la Universidad Camilo José Cela de Madrid.

2004: Portada en el dominical del diario Le Monde, que representa el máximo reconocimiento por la primera gastronomía mundial.

Portada de la revista Time, considerando a F. Adrià como una de las 100 personas más influyentes del mundo.

La Casa Real Española elige a Ferran Adrià junto a Juan Mari Arzak, para la elaboración de la cena de gala ofrecida a las familias reales del mundo, la noche anterior al enlace del Príncipe Felipe y Doña Letizia.

Ferran Adrià preside el Comité Asesor de Alicia (Alimentación y Ciencia), proyecto de Caixa Manresa en el monasterio de Sant Benet de Bages. Se trata de un proyecto único, en el que se trabaja para una mejor alimentación en el futuro.

El Foro Marcas Renombradas Españolas (Ministerio de Industria, Comercio y Turismo e Instituto Español de Comercio Exterior) le nombra embajador de la Marca Española en la categoría de cultura junto a Juan Antonio Samaranch, Amancio Ortega, José Carreras, El País, Severiano Ballesteros y Valentí Fuster. 

2003: Presidente del concurso Bocuse d´Or.

Portada en el suplemento dominical del periódico The New York Times, el 10 de agosto, en un reportaje de dieciséis páginas sobre la nueva nouvelle cuisine que pone en cabeza de la gastronomía mundial a la cocina de vanguardia española y señala como su máximo representante a Ferran Adrià. 

Recibe la Silver Spoon (Cuchara de Plata) que otorga la revista Arts and Foods de Nueva York, considerado el galardón gastronómico más prestigioso del mundo.  

1999: Portada en el magazine El País Semanal, en el que califican por primera vez a Ferran como 'el mejor cocinero del mundo'. 

1997: Reciben su tercera estrella de la guía Michelin y al año siguiente se le concede a Ferran el 'Premio al Mejor Cocinero del Año' por Gourmetour.    

1995: Rafael García Santos concede a el Bulli su máxima puntuación en la guía "Lo mejor de la gastronomía". La guía anteriormente citada, Gault-Millau, le concede un 19/20 y le otorga la Clé d'Or de la Gastronomie.  



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.