U

 

na culinaria con personalidad y arraigo, en incesante evolución, sobre todo por su faceta de investigación, que la hace estar en permanente vanguardia y que son símbolos característicos de Arzak. 

La historia del restaurante es también, según comenta Juan Mari Arzak, la historia de su familia. La casona fue reconstruida en el año 1897 por sus abuelos, José María Arzak Etxabe y Escolástica Lete, para ser una bodega de vinos y taberna en el pueblo de Alza, actualmente perteneciente a San Sebastián. Seguiría siendo una taberna hasta que comenzaron a regentarla sus padres, Juan Ramón Arzak y Francisca Arratibel, dándole al local un gran empuje como casa de comidas. Su esfuerzo y su buen hacer al frente de los fogones no pasaron inadvertidos. Poco a poco se fue extendiendo el rumor de que en el Alto de Miracruz, también llamado Alto de "Vinagres", se comían guisos deliciosos. El restaurante adquirió una gran notoriedad y se especializó en banquetes para celebraciones familiares.

El padre de Juan Mari Arzak murió en mayo de 1951, cuando aquel tenía 9 años. Sin embargo, su madre siguió luchando y trabajando sola. Continuó mejorando la calidad de los banquetes adquiriendo un gran prestigio. Llegó a tener tanta fama que los novios adecuaban la fecha de la boda al día en que el restaurante tenía mesas dispobibles, y lo mismo sucedía con los bautizos y las comuniones. 

En 1966, después que finalizara sus estudios en la Escuela de Hostelería, el Servicio Militar y las prácticas en el extranjero, Juan Mari empezó a trabajar en el restaurante. Serían la curiosidad y las ganas de seguir aprendiendo las que hicieron que él comenzase a trabajar en platos de creación propia. 

A partir de mediados de los 70, Juan Mari y Maite Espina, su esposa, comenzaron a recibir premios y distinciones que refrendaban sus esfuezos por convertir al Arzak en un punto de referencia de la gastronomía nacional e internacional. Para definir la culinaria actual del restaurante, tendríamos que referirnos a los factores que conforman sus señas de identidad: es una cocina de autor, con una personalidad muy concreta y de espíritu vasco. La importancia que le dan a la investigación es un factor clave para el desarrollo de todas las facetas empresariales y por supuesto de las más creativas.

Añadido a ello está el cariño, el gran secreto de cada preparación. Escolástica Arzak inculcó esta sencilla verdad a sus hijos y nietos. Siguiendo estos preceptos y utilizando las mejores materias primas de la tierra y del mar, se confeccionan cada día viandas que son el principal argumento de Arzak. Juan Mari dirige un equipo de magníficos profesionales, cuya pasión, dedicación y capacidad hacen posible el pequeño milagro que cada día nace en los fogones del Restaurante. De hecho, en ocasiones especiales, se puede contemplar la labor de este cualificando grupo comiendo en la mesa situada en el interior de la cocina, lo cual permite compartir e involucrarse en la vida interior del alma del restaurante.

La cocina de Arzak es de vanguardia y evolución, que necesita estar constantemente avanzando para no estancarse.  Todo ello hicieron posible que en 1989 recibieran la anhelada Tercera Estrella de la prestigiosa Guía Michelín. 

 

Restaurante Arzak
Avda. Alcalde Elosegui , 273
20015 - Donostia/San Sebastián
943 278 465



Web

https://www.arzak.info/arz_web.php?idioma=Es

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.